viernes, 2 de mayo de 2014

EL comienzo de la puerta blanca.

Lluís  de 17 años que vive en paramont  citi una nueva ciudad española, Lluís trabaja por las mañanas de camarero y allí conoce a mucha gente, gente que de vez en cuando le trae algún regalo al joven.

Lluis un día cuando iba a terminar su turno, una joven de cabello rojizo y mechas blancas de cara un tanto peculiar por sus ojos verdes brillantes como dos esmeraldas al sol del ocaso.
La joven paso y le dijo al joven Lluís “hola buenos días no sabrás nada sobre una puerta de fondo blanco” Lluís extrañado pero al mismo tiempo asombrado al ver el bello rostro y esos ojos de esmeralda de la joven, respondió atónito, no, pero si la veo te lo digo.
La joven de ojos esmeralda le dio la gracias y le dijo bueno cuando la veas…

Trrrrrrrrr….  Trrrrrrrrrrrrr… Trrrrrrrrrrrrrr…

1:37 am.

Hum, bueno parece que solo ha sido un sueño, que extraño parecía tan real. Lluís se levanto y fue a la cocina, Lluís vivía con otro compañero con el que compartía piso.
Al entrar  en la cocina Lluís prendió la luz a su izquierda, dando lugar a unos parpadeos de entre 1 y 2 segundos, entre uno de esos parpadeos vio a la joven de sus sueños en medio de la cocina, al pasar al siguiente parpadeo ella se desvaneció. Luis que iba medio dormido no se percato de dicho suceso y siguió adelante, abrió la nevera se sirvió un vaso de agua, una cosa peculiar ya que tenía un estante de la nevera llena de vasos de agua con tapadera tipo taperware.

Después de beber Lluís volvió a la cama y una vez en la cama empezó a escuchar golpes detrás de la puerta de su dormitorio. Lluís asustado fue a abril la puerta con un pulso tembloroso producido seguramente por la incertidumbre de no saber lo que le deparaba aquella puerta. Después de unos segundos de puros nervios abrió la puerta pero allí no había nada y el ruido se había extinguido de un segundo a otro. Lluís nervioso se dio la vuelta cerrando la puerta a su paso, cuando de repente un estruendo cayó sobre el cielo rojizo poniendo a Lluís mas nervioso, de tal modo que la puerta se cerró dando paso a un portazo a un mas estruendoso que el propio trueno que acababa de caer. Lluís volvió a la cama, pero ya no conseguía reconciliar el sueño, cuando de repente recordó a aquella chica de pelo rojizo y esos ojos de color esmeralda que no savia porque pero pensaba que era real.

 Al día siguiente Lluís se fue a trabajar como todas las mañanas a las 11:30 PM para empezar su jornada diaria, lo que él no savia e que sería su última jornada de trabajo en el restaurante. Como todos los días Luis empezó a trabajar recogiendo pedidos de todos los clientes y sirviéndoles la comida, ya por eso de las 15:37 pm Lluís vio una cosa muy inusual, vio a una joven vestida de blanco, pelo rojizo, y con unas gafas muy grandes de sol, Lluís pensó que a lo mejor era un sueño como el de la ultima vez, pero aquello era tan real  no podía ser un sueño tenía que ser real, estaba totalmente convencido de que era real, pero ¿será esa la joven de su sueño?, ¿quién sería en realidad?.

Lluís tenía la cabeza hecha un mar de dudas y preguntas, ¿Qué estaba pasando? ¿Quién era esa joven de su sueño? ¿Qué quiere de mí?
Y entonces en ese preciso momento… Lo recordó.
La puerta de fondo blanco, ¿pero qué quería decir aquello? Lluís pensó que si se acercaba a ella sabría de verdad si era la joven de su sueño.
Lluís se decidió a acercarse hacia ella cuando una voz resoplo en la distancia en forma de precaución.


¡Lluís tienes una llamada importante es del hospital! Lluís respondió al aviso con una mirada fría como si la cosa no fuera con él, pero en ese mismo instante reflexiono miro de nuevo a la chica y se volvió para responder a la llamada telefónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario